No Saber no es igual a No tener

“No saber no es igual a no tener”. Esa es la primera conclusión a la que llegué días después de enterarme que era seropositivo. Todo empieza por ahí, con el tan angustioso y temido resultado de la prueba de Elisa. Para los que obtienen negativo un alivio, Para los que obtienen positivo o reactivo el inicio de un largo camino.

Ha pasado tres meses desde que escuché mi nombre de la voz de una psicóloga que me llamaba para acercarme al consultorio donde me daría el resultado de mi prueba. Tres meses desde que dije que iba a contar mi historia para intentar borrar el estigma que esta enfermedad y condición trae consigo para muchos, como un tatuaje en la piel hecho a la fuerza que tratamos de ocultar para no ser identificados y discriminados.

En mi caso, fue una tercera prueba la que me confirmaría al 100% mi condición como portador del VIH. Pero eso será tema de otra publicación. Retrocedamos un poco.

Es difícil tomar la decisión de hacerse la prueba. El miedo está presente en todo momento. Ahora que lo sé me pregunto ¿Por qué? ¿Por qué es tan difícil arriesgarse a hacerlo? Y remontándome a esos momentos en donde por semanas dudaba en si hacerme o no la prueba, la respuesta es una sola: el estigma.

Para la gran mayoría de personas tener VIH significa que vas a morir. Y este pensamiento bastante arraigado en la sociedad peruana unido al hecho de que para la mayoría el VIH sigue siendo una enfermedad para homosexuales es la causante de que la gente no se atreva a hacerse la prueba. Porque nadie quiere recibir una sentencia de muerte. Nadie. Y todos creen que van a morir por ser seropositivos. Pues no!

Y puede parecer gracioso, pero aunque tengas sospechas de que tienes el virus prefieres no hacerte la prueba. Como si eso cambiara las cosas. Como si el virus fuese a esperar a que lo detecten para empezar a joder. Así no funciona. Que mal estamos todos.

Yo tranquilo desde mi cama escribiendo esto puedo decirles y jurarles que saber que tienes VIH es mucho más tranquilo (por lo menos en estos tiempos), ya no estamos en 1989. Y que se te meta en la cabeza, tú que me estás leyendo, de que el hecho de que no sepas si tienes o no, no quiere decir que no lo tengas. Y que por eso mismo estás dejando (en el peor de los casos) que el virus avance y debilite tu cuerpo. Y ese sí es un rollo jodido.

Yo me animé a hacerme la prueba luego de terminar una relación relativamente larga de dos años y medio donde el condón no existió más que en dos oportunidades. Entonces tenía un 99,9% de probabilidades de que si mi ex pareja tuviese el virus yo también. Sobretodo porque yo era el pasivo. Cuando estuvimos juntos tirando como locos a pelo de lo más rico, no hay que negarlo, nunca pusimos el tema de hacernos una prueba sobre la mesa. Confiábamos entre nosotros. Lo irónico de toda esta historia es que yo no me contagié por él sino por otro chico, poco tiempo luego de haber terminado. Tengo mis sospechas de que un condón roto y cero lubricación haya sido la causa de haber contraído el bicho, pero eso también será tema de otro post en especial.

Aquí la conclusión es una sola. Si crees que tienes VIH porque has tenido una situación de riesgo: haber tenido sexo sin preservativo, usado agujas en drogas u otro. No tengas miedo y hazte la prueba. No dejes que el virus avance. OJO. la enfermedad no inicia cuando te diagnostican positivo. No! Una vez diagnosticado positivo toca revisar en qué estado de la enfermedad estas y podría ser muy tarde.

Los médicos recomiendan, si tienes una vida sexualmente activa, hacerte pruebas cada seis meses. Así frenas al virus al inicio de todo. Y tu vida podrá ser una vez superado el estigma como la de cualquier otra persona. Hazte la prueba. Es la mejor decisión que puedes tomar. No tengas miedo. El miedo se convierte en uno de los enemigos más fuertes que tiene el VIH.

En este blog escribiré mucho sobre VIH y SIDA ayudando a borrar ese estigma que actualmente está muy incrustado en nuestra sociedad. He leído bastante, he conocido a mucha gente y cada vez voy descubriendo más cosas. Si eres seropositivo como yo y te acabas de enterar te puedo ayudar con mi experiencia a que te anticipes a algunas situaciones por las que jamás pensaste que pasarías. Pero no te asustes, no es tan grave como se cree. Al contrario, es mucho más sencillo de superar. Hay cosas peores. El VIH en la actualidad es una enfermedad crónica, ya no es mortal. Pero eso dependerá sólo de ti.

Recuerda NO SABER NO ES IGUAL A NO TENER.

HAZTE LA PRUEBA.

Ignacio I.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: