Mi Diagnóstico – Una larga espera

Para los que aún no leen nada de este blog, deben saber que me costó mucho animarme a hacer la prueba. La idea de hacerla llegó unos meses después de haber terminado una relación de dos años y medio donde las probabilidades de contagio eran altas si me expareja era portador. Fuera de él tomé los cuidados necesarios pero al parecer algo no salió bien.

Decidí ir primero a un laboratorio clínico de alta confianza llamado SuizaLab, este está ubicado en Miraflores y te hacen pruebas de 3ra y 4ta generación que permiten analizar anticuerpos en tu organismo, que a diferencia de exámenes antiguos o pruebas rápidas este análisis detecta el bicho hasta en un contagio sucedido hace tres semanas . Además el examen detecta la presencia del virus en la sangre.

Mi alivio fue cuando recibí una respuesta con un NO REACTIVO. Mis nervios desaparecieron pero en mi cabeza una vocecita me decía que algo andaba mal y decidí hacerme la prueba nuevamente esperando unas semanas más para que se cumplan unos 3 meses desde la ultima vez que había tirado con mi ex, teniendo una seguridad plena de haber superado así el tan conocido periodo de ventana durante el cual el bicho se esconde y no es detectado.

Tengo que ser sincero y contarles que para cuando me había hecho esta prueba ya había comenzado a leer mucho sobre el tema y había podido enterarme que actualmente la enfermedad tiene tratamiento y mientras más temprano se detecta es mejor. Eso me ayudó mucho en mi decisión a seguir haciéndome pruebas para estar 100% seguro.

Para entonces, había escuchado mucho sobre un tratamiento para evitar el VIH, llamado Pprep (Profilaxis de preexposicion) y que consiste en tomar una pastilla diaria para disminuir considerablemente la posibilidad de adquirir el virus. Para entrar al tratamiento debes ser negativo y someterte a unas pruebas. Había escuchado que una institución llamada Impacta era la que gestionaba el tratamiento gratuito, por lo que decidí ir allí.

Pueden imaginar mi sorpresa cuando al hacerme nuevamente la prueba para ver el chance de entrar al tratamiento Pprep, la psicóloga me llamó (sí, estas instituciones cuentan con consultorios de psicología para ayudarte a sobrellevar el tema) y me dijo que mi resultado había salido positivo. Me habían realizado una prueba rápida y en mi cabeza una nube de confusiones se formó. Para mi suerte, aquella tarde me acompañó un amigo muy querido que no dejó que me quebrara y que mis ánimos se caigan al suelo.

Con esta noticia tuve dos sensaciones muy raras. Me había chocado mucho menos de lo que pensé que me chocaría y de cierta manera sentía que nuevamente algo no tenía sentido. El resultado me había salido reactivo pero yo me sentía de lo más sano. El único detalle era que ahora me habían marcado con un tatuaje invisible que me agobiaba mentalmente pero no físicamente. Es ahí donde me di cuenta que el miedo real a la enfermedad no era a ella tal cual, sino al estigma al que nos debemos enfrentar.

Con esta noticia corrí nuevamente donde mi ex (al que ya le había dicho que mi anterior prueba había salido negativa) y le conté lo sucedido. Él reaccionó tranquilamente, aunque yo sabía que por dentro no estaba tan tranquilo. Le dije que si yo era positivo había un 99,9% de que quien me haya contagiado sea él y que era necesario que se haga la prueba. No lo dudó y esa misma noche agendó ir en unos días a hacérsela.

Mi experiencia en Impacta no había sido de lo más cómoda así que decidí ir a otra institución llamada Vía Libre para ver cómo iniciar mi tratamiento. Es más, en Impacta ya no tenia chance de seguir tratamiento porque no tenían más espacio que para investigaciones y yo no cumplía los requisitos de ninguna de ellas.

Fui a Vía Libre y la sensación de calma me acogió desde el primer momento que llegué. El orden que poseen y la imagen que manejan dan tranquilidad a diferencia de otros lugares como los hospitales odio los hospitales. Allí me dijeron que nuevamente necesitaba hacerme una prueba, validada por ellos. Que en todo caso el doctor que me atendería decidiría si las otras pruebas eran suficientes. El detalle era que la cita aún sería unos 10 días después. El que si fue al día siguiente fue mi ex.

La prueba que él se hizo fue la de Elisa y el resultado se lo dieron a los tres días. Nuevamente fue grande mi sorpresa cuando me escribió contándome que le había salido negativo y en lugar de preguntarme a mi mismo por qué yo tenía positivo una luz de esperanza apareció ante mi. “Si él era negativo, yo también tenía que serlo. De seguro había pasado algo”.

Lo primero que hice fue ir a SuizaLab y preguntar cuáles eran las posibilidades de que el resultado negativo de ellos haya salido mal. Me dijeron que su resultado no tenía errores pero que a veces hay falsos positivos como falsos negativos. Que se ha presentado esos casos en personas que tienen enfermedades autoinmunes. Lo primero que pensé ahí fue que yo sufría de vitiligo. ¿Cuáles eran las probabilidades de que haya tenido un falso positivo?

Decidí ir entonces nuevamente a Vía Libre y hacerme la prueba que se había hecho mi ex. Esperé unos días y al llegar el tercero la psicóloga de ese lugar me confirmó lo que tanto temía. Mi resultado había salido Reactivo. El impacto luego de tener una luz de esperanza fue fuerte. Esta vez fui solo porque pensé que todo saldría bien. Intente rememorar cuál había sido las situación de riesgo que me llevó a ese resultado más allá de las relaciones sexuales con mi ex. Pero la verdad era, que eso no servía de nada, lo que tenía que hacer era seguir adelante. Así que pedí la cita con el doctor lo más pronto posible y cometí un nuevo error. No le dije a mi amigo que me acompañó a Impacta ni a mi ex, que mi resultado había salido positivo. Preferí mentir. Pensé que podía solo. Fui un gran cojudo.

Ahora la cosa es diferente y tanto uno como otro saben de mi condición. Pero eso será tema de otro post.


No tengas miedo de tu diagnóstico. Ten miedo de no saberlo. Y ve por él. Hazte las pruebas a tiempo, con regularidad y verás que todo será mejor.


Si tienes alguna consulta o comentario no dudes en escribir en esta entrada. Estoy para escuchar o mejor dicho para leerte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: